Loading...

viernes, 13 de mayo de 2011

POLÉMICA

En varios países del mundo han surgido grupos opuestos a los organismos genéticamente modificados, formados principalmente por ecologistas, asociaciones de derechos del consumidor, algunos científicos y políticos, los cuales exigen el etiquetaje de estos, por sus preocupaciones sobre seguridad alimentaria, impactos ambientales, cambios culturales y dependencias económicas. Llaman a evitar este tipo de alimentos, cuya producción involucraría daños a la salud, ambientales, económicos, sociales y problemas legales y éticos por concepto de patentes.[12] [13] [14] De este modo, surge la polémica derivada entre sopesar las ventajas e inconvenientes del proceso. Es decir: el impacto beneficioso en cuanto a economía,[9] estado medioambiental del ecosistema aledaño al cultivo[6] y en la salud del agricultor ha sido descrito,[10] pero las dudas respecto a la posible aparición de alergias,[15] cambios en el perfil nutricional, dilución del acervo genético y difusión de resistencias a antibióticos también.


Por otro lado, la práctica de modificar genéticamente las especies para uso del hombre, acompaña a la humanidad desde sus orígenes (ver domesticación), por lo que los sectores a favor de la biotecnología esgrimen estudios científicos para sustentar sus posturas, y acusan a los sectores anti-transgénicos de ocultar o ignorar hechos frente al público.[16]

No hay comentarios:

Publicar un comentario